Slide toggle

Sobre Red Artesana

Este sitio te permitirá comprar y vender productos hechos a mano directamente, sin intermediarios.

El objetivo de Red Artesana es promocionar la Artesanía y las manualidades.

Productos artesanales, responsables, reciclados… Un compromiso social.

¿Alguna pregunta?

Lunes - Viernes: 09:00 - 20:00 C/ Madroño, 22 606 46 42 93 info@redartesana.com
Formulario para la declaración cesal

Certezas y mitos de vender artesanía en Internet

Mientras damos los últimos retoques a Red Artesana para que podáis vender artesanía en Internet, vamos a aprovechar e intetaremos responder algunas de vuestras preguntas y a desmontar algunos mitos. No todo es tan bonito como lo pintan ni tan complejo como nos venden. Vamos paso a paso.

Aclaremos una cosa como punto de partida. Aunque son de la misma familia, Hacienda, Seguridad Social e Inspección de Trabajo son cosas distintas.

¿Necesita una persona estar dada de alta en Hacienda para vender artesanía?

Arrancar una actividad que no sabemos cómo va a salir teniendo que pagar impuestos no es algo que sea fácil de digerir, pero os digan lo que os digan, para vender hay que cotizar. Si, sin tapujos. Ejercer una actividad económica requiere poder emitir facturas y esto requiere estar dado de alta en el epígrafe correspondiente en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas).

Cualquier persona que se dedique a ejercer una actividad económica debe inscribirse en Hacienda mediante el formulario correspondiente (o36/037). El código será el más oportuno para el tipo de producto que elabores. Si elaboras tus propios productos, posiblemente el epígrafe correcto sea el 861. Estoy resumiendo mucho, claro.

¿Debo cotizar a la Seguridad Social?

Si, sin dudarlo. Ya sea para vender artesanía en Internet o desarrollar cualquier otra cosa que implique una actividad económica. Quizás puedas tener alguna bonificación. Quizás puedas compaginarlo con tu actividad habitual si tienes otro trabajo, pero que quede claro que cotizar tienes que cotizar. ¿Cuánto? Dependerá de si puedes aprovechar lo que se ha dado en llamar “tarifa plana”: una tarifa reducida que se va incrementando con el paso del tiempo hasta pagar la totalidad. Igual puedes acceder a alguna reducción en la cuota u otras condiciones particulares. Olvídate de lo que puedas leer y consulta a un profesional o ve directamente a las oficinas de la Seguridad Social a preguntar.

¿Y para vender en un mercadillo?

Estamos en las mismas. Depende de lo que te guste el riesgo. Además de que cada mercadillo tiene sus propias reglas, cada Ayuntamiento es un mundo y que… más te vale si se pasa la Inspección de Trabajo por el mercadillo y empieza a pedir “papeles”.

Entonces, ¿qué diferencia hay entre vender en Internet y vender en el “mundo físico”?

Absolutamente ninguna. Más claro agua.

Si quieres vender, debes facturar. Para facturar, tienes que pagar impuestos.

Mitos y leyendas

Es imprescindible consultar directamente en Hacienda y la Seguridad Social

El mito del SMI (Salario Mínimo Interprofesional)

Me han dicho / he leído que si no supero el SMI no tengo la  obligación de cotizar“. Si esto no lo has leído en algún foro o te lo ha comentado alguien es que no has buscado suficiente.

Seguro que también has leído algo sobre lo de “la chica de la curva”, o los cocodrilos que pululan por las alcantarillas de Nueva York o Calasparra de Arriba. No creas todo lo que leas. Si quieres tener la tranquilidad de hacer lo que debes y estar a salvo de posibles sanciones, echa muchos números y comprueba si te interesa iniciar una actividad con todas las de la ley.

El mito de la actividad “no habitual” para no inscribirse en el RETA (autónomos)

Si no desarrollo una actividad de manera habitual he leído que no tengo que darme de alta en el Régimen Especial del Trabajo Autónomo“. Otro mito que queda al criterio de quien deba juzgarlo. Os dejo este enlace donde explican muy bien este tema y el anterior.

Fijaos muy bien al final cuando dice “indicio”. Lo que para alguien puede ser indicio de algo, para otras personas  puede ser indicio de lo contrario. Dicho de otro modo, a falta de una regulación clara sobre el tema, quedamos al criterio del personal de la Administración y eso es algo muy delicado.

Es que con lo que gano no llego a pagar impuestos

Bueno, que nos vas a contar. La Administración no se fija en eso, es duro pero es así. Es la frialdad de las administraciones. Hasta que no haya un cambio regulatorio, es lo que hay. Además, vender artesanía en Internet o vender cualquier otra cosa requiere tiempo, no es llegar y pegar. Sin embargo, la administración parece que no lo ve así y entiende que si vas a iniciar una actividad, vas a ganar lo suficiente para mantenerla.

¿Y si además de lo que yo hago vendo productos hechos por otras personas?

Si. Podría ser una buena manera de “ampliar” la actividad pero esto nos lleva a otro escenario. No solo tendrás que estar inscrito en el IAE como artesano/a. En el mismo momento que vendas productos de otras personas, tendrás que darte de alta en otro epígrafe (Comercio al por menor) y eso es otro terrible dolor de cabeza.

Vender artículos creados por otras personas implica entrar de lleno en la “venta al por menor”. Si no eres una empresa, sino alguien que cotiza en el Régimen de “autónomos”, habrá que aplicar el recargo de equivalencia.

¿Qué es el recargo de equivalencia?

Algo misterioso si no has oído nunca hablar de ello. Si te dedicas a comprar y a vender siendo autónomo (sin alterar el producto que compras), te verás en un nuevo lío administrativo. Si estás habituado a oír hablar sobre IVA e IRPF, ahora tendrás que familiarizarte con este nuevo impuesto.

Imagina que te dedicas a la creación de productos de cuero. Como ya te hemos contado, deberás cotizar a la Seguridad Social en el régimen de autónomos para vender artesanía en Internet. Además, tendrás que estar dado de alta en el epígrafe correspondiente a esa actividad para poder vender tus productos. Si para aumentar tus posibilidades de venta, compras a otra persona sus productos para revenderlos, tendrás que soportar el recargo de equivalencia.

Cuando empieces con los temas fiscales, busca ayuda profesional y/o prepara un buen bote de analgésicos

Cuando esa persona a la que compras sus objetos te haga una factura (recuerda: factura porque hablamos de cosas legales), deberá especificar un precio base, sumarle el IVA (21%) y añadir un nuevo concepto, el recargo de equivalencia. Para los productos sujetos a un tipo de IVA del 21%, el recargo de equivalencia es de un 5,2% del precio base. Un lío, ¿no? Bueno, todo es acostumbrarse.

Define un estrategia

Como habrás comprobado, a ti te sale más caro comprar ese producto, puesto que has de pagar un 5,2% más a la persona que te lo vende. Ese porcentaje saldrá del beneficio que esperabas obtener o tendrás que subir el precio de venta que le pongas para compensar, lo que podría hacer que llegase a un precio nada apetecible para la posible clientela interesada. Cuestión de pensar que es mejor.

Aspirinas

Las vas a necesitar si quieres vender artesanía en Internet

Y si todavía no te duele la cabeza deberías saber que al estar encuadrado en el Recargo de Equvalencia no tendrás que presentar declaraciones de IVA. ¿Y eso?, te preguntarás. Yo que sé, es así y así es. Todo lo que es IVA pasa a ser IRPF y lo declararás todo como IRPF. Quien te vende el producto declarará el importe del recargo de equivalencia como IVA repercutido (a tí). Puedes probar a buscar en Google “recargo de equivalencia” siempre que tengas a mano un buen bote de analgésicos.

¿Algún consejo?

Sinceramente: Busca ayuda. Podrás leer cientos o miles de artículos pero si te vas a tomar en serio el vender artesanía en Internet, la ayuda profesional es imprescindible. Como poco te diría que todas las dudas las resuelvas acudiendo en persona (si es por escrito, mejor) a la Agencia Tributaria y a la Seguridad Social. A fin de cuentas, si quieres evitar sanciones, nada mejor que los mismos organismos que te puedan sancionar sean los que acaben con tus dudas.

¿Y tú, te animas a vender artesanía en Internet?

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario